Belgrado, el encanto discreto

646
Belgrado

Belgrado

La capital hoy de Serbia está en un cruce de caminos, entre los imperios de Oriente y Occidente. La situación geográfica en la mayor parte de los casos marca el devenir de la historia de cada país. Un claro ejemplo es la fortaleza de Kalemegdan que la conquistaron y volvieron a construir los celtas, romanos, turciso, eslavos y los austro-húngaros.

En la ciudad debemos tener como visita imprescindible la calle Knez Mihailova, una calle peatonal que tiene edificios del siglo XIX que es el termómetro comercial de Belgrado. Esta vía desemboca en Trg Republike (Plaza de la República), la cual está rodeada por el Museo Nacional que ha sido recientemente restaurado y el teatro Nacional.  Tenemos al este el barrio Skardarlija, también llamado de los artistas, pudiendo disfrutar de las tabernas de la calle Skardarska, donde podrás disfrutar de la gran gastronomía serbia y buena música de los Balcanes en vivo.

Belgrado2

En el sur tenemos la zona destinada de negocios, donde también podrás ver el parlamento nacional, el antiguo palacio real y el ayuntamiento. San Sava, la segunda iglesia ortodoxa más grande del mundo está situada un parque al lado de la biblioteca nacional. Uno de los puntos curiosos de la visita a la capital, lo tenemos en el museo de Nikola Tesla, en el cual se puede ver el gran legado de este gran científico serbio. Si quieres ver el Mausoleo de Tito, antiguo presidente de Yugoslavia tendrás que visitar el barrio de Dedinke, en donde están las mansiones y muchas embajadas importantes.

El parque de Usce y Ada Ciganlija son los principales focos naturales, esta última es una isla pequeña que tiene kilómetros de cafeterías en la ribera del lago, con muchas áreas para hacer deporte y locales nocturno para disfrutar de ellos en las calidas noches de verano

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta