El Parlamento de Budapest, la joya de la ciudad

Hasta que no entramos en el siglo XIX las sesiones que se celebraban en Hungria de su Parlamento se celebraban en cualquier zona del país que no estuviese bajo dominio de una potencia extranjera. Una vez realizado el compromiso de 1867 entre Austria y Hungría tendría más independencia esta última respecto a Viena, además de una Constitución propia.

El Parlamento de Budapest fue construido entre 1885 y 1904 lo diseñó Imre Steindl en un estilo muy similar al del parlamento londinense (neogótico). Es el edificio más grande y caro del país y tiene 268 metros de largo por 118 de ancho, contando con 691 habitaciones y lo remata una gran cúpula de 96 metros de altura. Después de haberse construido se convirtió en icono y símbolo de la capital debido a su majestuosidad.

Budapest2

Un monumento de tal calibre y poder de atracción turística como es el Parlamento de Budapest no podía dejar de ser visitado. Las visitas a su interior se hacen en la entrada que se accede por la Plaza Kossuth, y las visitas están organizadas en varios idiomas, durando alrededor de 50 minutos.  Aquí en esta misma plaza podremos ver un conjunto de monumentos y edificios de gran importancia para el país que nos muestran el gran crecimiento de Pest en los siglos XIX y XX.

Es una mezcla de grandeza y belleza que desde luego deja sin palabras a todo aquel que lo visita. Desde muchos puntos de Budapest se puede ver y desde que se erigió ha sido el símbolo principal de una ciudad que ha ido creciendo y pasando por vicisitudes, incluyendo el haber sido un país más de la Europa del Este Comunista, que por fortuna respetó el Parlamento y gracias a lo cual podemos disfrutarlo en pleno siglo XXI. No te quedes sin visitarlo, merece la pena, al igual que la ciudad.

Leave a Reply