Puentes de Lisboa

25 abril

Uno de los grandes atractivos de la capital lusa es sin lugar a dudas sus puentes. El estuario del Tajo que separa a la ciudad del sur de Portugal lo unen dos grandes puentes: 25 de abril y Vasco de Gama.

Muchos siglos la única forma que existía para viajar de Lisboa al sur del país era cruzar el río en barco o encontrar desplazándose muchos kilómetros a puentes más estrechos. Para muchos pasajeros era poco práctico e incómodo. Esto lo solucionaron estas dos grandes construcciones.

Puente 25 de abril

 

El más antiguo de los dos que data de la década de los 60 del pasado siglo. Tiene una longitud de 2,2 kilómetros. Une el barrio el lisboeta barrio de Alcántara con la población de Almada. En 1999 se inauguró una parte inferior en el puente por la que circula también el tren. Su color y estilo hacen que recuerde al Golden Gate de San Francisco. Durante muchos años fue la única vía y tuvo que soportar con demasiada frecuencia grandes atascos.

Puente Vasco de Gama

 

Lisboa necesitaba otro puente más y la Expo de Lisboa en 1998 fue la excusa para inaugurar uno nuevo. Una gran obra de ingeniería que con 17, 3 kilómetros, se ha convertido en el puente más largo de Europa y el noveno del planeta. Une la zona del Parque de las Naciones con la población de Montijo. Además de su espectacularidad, descongestiona el tráfico y evita el tránsito por la circunvalación de Lisboa.

Tanto un puente como el otro son de peaje, pudiendo comprobar los precios actualizados en este enlace. Si viajas a Lisboa en automóvil podrás disfrutar de su paso por ellos y son maravillosas las vistas desde la zona de la costa en el caso de ambos.  Una de las señas de una ciudad que siempre ha estado enamorada de su río.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

Leave a Reply